Tipos de hombres que no valen la pena

hombres que no valen la pena

Aprende en este artículo qué tipos de hombres no merecen la pena y te ahorrarás mucho sufrimiento en tus futuras relaciones de pareja.

Aunque cada persona tiene sus preferencias a la hora de encontrar un hombre para una relación de pareja, la mayoría de las veces hay un tipo de hombres que no merecen la pena. Aquí te los detallo todos.

El vago: suele ser un hombre sin oficio ni beneficio. No tiene interés en labrarse un futuro. Vive con lo justo y es posible que de sus padres. Si tienes dinero y no te importa tener a un hombre como mantenido no es tan grave. El problema es que con este tipo de hombres vas a tener que hacer de su madre. Normalmente este tipo de hombre no merece la pena porque es como un niño grande.

El Peter Pan: muchos vagos entran en este perfil. El Peter Pan es un hombre inmaduro y aunque a veces puede estar bien situado económicamente, la mayoría de las veces es un vago sin oficio ni beneficio.

También existen Peter Panes con trabajo y hasta casa propia. Pero siguen siendo inmaduros. Por ejemplo: pueden tener trabajo y piso propios pero no ser capaces de comprometerse en una relación de pareja, pasarse el día jugando a la consola cuando llegan del trabajo o comportarse de forma inmadura.

El machista: bueno, de este poco podemos decir. Suelen creer que la mujer sólo debe estar todo el día en casa limpiando y cuidando de los hijos. No soportan una mujer que trabaje, salga o tenga amistades, sobre todo masculinas. Es fácil detectarlos por sus frases y sus modos de pensar.

El bohemio: Se pasa la vida viajando en su caravana o de mochileo. Es una especie de vagabundo sin hogar. Vive únicamente para vivir nuevas experiencias. Puede que al principio te parezca divertido tener algún tipo de aventura con este tipo de hombre, pero a largo plazo no merece la pena si lo que buscas es algo serio.

El ocupado: Siempre está ocupado con su trabajo, sus estudios o algún tipo de vocación. Prefiere pasarse las horas practicando con su guitarra antes que quedar contigo. Normalmente este tipo de hombres no están emocionalmente preparados para comprometerse en una relación de pareja.

El narcisista: Orgulloso e incapaz de admitir sus errores, te echa la culpa de todo lo que ocurre en la relación. Cree que te está haciendo un favor al estar contigo. Se aburrirán de ti cuando encuentren alguien que les convenga más.

El que está por estar: Son hombres que están contigo porque no encuentran algo mejor. Te darás cuenta de que es así por su forma de hablar y actuar. Si les preguntas sobre el futuro que le ve a la relación tal vez te contesten con evasivas como «no sé» o «es pronto aún para saberlo». Aunque no podemos asegurar nada sí que somos capaces de saber si queremos estar con alguien o al menos tenemos la intención. Además, una persona que está contigo por estar no luchará por la relación ya que si te vas, igual que está contigo podría estar on otra. Así que que a la mínima que se presente un problema se irá.

El huevón: Tienes que ir tú a verlo, jamás te acompaña a casa, no te abre la puerta ni te lleva la mochila. Si estás enferma no es capaz de cuidarte ni venir a verte. El feminismo ha hecho que muchos hombres hayan dejado de comportarse como caballeros por miedo a parecer machistas, pero la igualdad no quita que uno no pueda ser caballeroso.

El dejado: Siempre llega tarde a las citas (más de media hora) poniendo alguna excusa. Muchas veces ni te avisa y te contesta a los pocos días alegando algún contratiempo. Alguien así, como es obvio, si no es capaz de comprometerse para quedar a una hora, mucho menos para comprometerse en una relación.

El violento. Por todo forma un número, te grita como un histérico o te insulta. Este tipo de hombres no merecen la pena porque son futuros maltratadores.

El que te usa. Te hechiza con sus cuatro frases bonitas que dice a todas sus víctimas hasta que consigue tener sexo contigo. Cuando se aburre de ti, te suelta y pone excusas para no quedar más contigo. Pero cuando pasa un tiempo y no tiene con quien pasarlo bien vuelve a ti con sus palabras mágicas.

El corazón roto. Tiene el corazón herido por algún amor del pasado que no superó. Muchas mujeres tienen la fantasía de poder cambiarlos gracias a «su amor». Pero la mayoría de las veces no lo conseguirán. Ya que alguien dolido jamás aceptará nadie nuevo en su vida a menos que él mismo quiera.

El casado o con pareja. Son hombres que buscan una chica para divertirse. Aunque a veces puede ocurrir que alguien casado o emparejado se enamora de alguien sin intenciones de hacerlo, se ve fácilmente si de verdad está enamorado de ti y va a dejar a su mujer o no. Lo sabrás porque pondrá excusas como «ahora no», «cuando los niños sean grandes», etc. Si te pone excusas, huye.

El chulo. Muchos narcisistas, Peter Panes o maltratadores suelen tener este perfil. Este tipo de hombres pueden resultar atractivos en mujeres inmaduras que asocian masculinidad o seguridad en sí mismo con chulería, machismo o violencia. Puede resultar excitante cuando tienes quince años, pero no a los 30.

El casado con su madre. Vive por y para su madre. Su madre va primero. Todas sus decisiones las pasará por el filtro de su madre. Sabrás que estás con un hombre así porque tendrás la sensación de haberte casado con su madre y no con él. Dirán de él «parece que está casado con su madre». Un claro ejemplo es el personaje de los Simpson Seymour Skinner.

El que no quiere novia. Hay hombres que claramente demuestran que no quieren novia ya sea diciéndolo o con sus gestos. El error de muchas mujeres es pensar que los pueden cambiar, pero como con el corazón roto, pocas veces ocurre eso. Es mejor no empeñarse en ir detrás de un hombre que no quiere compromiso si lo que quieres es una relación de verdad.

El que te tiene de segundo plato. Siempre tiene algo por delante de ti que es más importante, (trabajo, hobbie, un hijo, amigos, su familia). Te da la sensación de ser el premio de consolación.

El padrazo. Su hijo es lo primero y tu siempre serás el último plato. Es lógico que un padre o madre vele por sus hijos lo primero, pero también hay que saber dar el espacio que se merece a una relación de pareja. Cada persona tiene un lugar y hay hueco para todos. Estar con un padre como pareja no tiene por qué ser malo siempre y cuando el hijo no sea un consentido al que le permite todo y se interponga en la relación.

El tacaño. Nunca te invita y si lo hace, a lo más barato y mirando siempre el bolsillo. Un tipo de hombre así no merece la pena porque no es capaz de dar ni material ni emocionalmente.

El derrochador. Al contrario que el tacaño, este hombre se va al polo opuesto. Los excesos no son buenos, y lo ideal sería situarse en un término medio. El derrochador gasta todo según lo gana y no sólo eso. Puede acabar metiéndote en problemas de dinero relacionados con deudas. Y los problemas de dinero al final influyen en la relación.

El adicto. Como bien dice el nombre es adicto a algún tipo de sustancia o patrón de comportamiento. Una persona adicta no está preparada para comprometerse emocionalmente con nadie ya que alguien así tiene sus miras en su adicción. A menudo te dice que lo va a dejar, pero resulta que nunca lo deja. Y probablemente no lo hará, porque sólo busca alguien que lo saque del agujero cuando esté mal. La mejor forma de hacer que un adicto deje de serlo es abandonándolo.

El que vive lejos. Sea hombre o mujer un amor a distancia la mayoría de las veces trae sufrimiento por no poder ver al ser amado. Además tarde o temprano uno de los dos se acaba cansando y en cuanto aparezcan terceras personas más cercanas ya sabes lo que puede pasar.

El que no olvida a su ex. Siempre está hablando de su ex. Aunque a veces suele estar atado emocionalmente a su ex por resentimiento la mayoría de las veces es porque sólo está disponible emocionalmente para ella y espera en secreto volver algún día. Si acabas de conocer a alguien que acaba de dejar a su ex es posible que te use de sustituta. Eso significa que puede que cuando vuelva con su ex o se olvide de ella también se olvide de ti.

El celoso. No quiere que hables con tus amigas, salgas, te relaciones, trabajes y mucho menos que hables con hombres por miedo a que le dejes por otro. Este tipo de hombres son desgastantes. Es normal tener celos en pequeñas cantidades pero cuando se llega a estos términos lo ideal sería hablar con esa persona para que haga terapia o mejor huir.

El mujeriego. Nació mujeriego, es mujeriego y morirá mujeriego. Es más, cuando lo conociste ya te habían hablado de sus «maneras» de seductor nato. Te dice que te quiere mucho pero no puede evitar estar con otras o que le gustan demasiado las mujeres. Un tipo de hombre así raras veces cambia, y antes de sufrir más, es mejor retirarse a tiempo.

El fiestero. Siempre anda de juerga, vive de noche y duerme de día. Es normal que uno cuando es joven quiera disfrutar de la vida y divertirse, pero a los 30 o 40 años ya no es tan divertido. Un hombre que nada más vive para divertirse es posible que no tenga planes de futuro y menos que pueda comprometerse y formar una familia.

¿Buscas una mujer como pareja? Entonces no te pierdas mi post sobre tipos de mujeres que no valen la pena.

Aprende más sobre amor y relaciones en la categoría amor y relaciones del blog.

Y tú, ¿conoces algún tipo de hombre más que no vale la pena? Si lo sabes ponme un comentario.

Sé buena amiga y comparte este artículo si conoces a alguna mujer que esté conociendo a algún hombre que no vale la pena.

Tipos de hombres que no valen la pena

Subscribete para no perderte nada

* campo requerido

Información básica sobre protección de datos Responsable:Verónica Fragoso Flores
Finalidad:Enviarte post de mi blog o información publicitaria relacionada con el blog. Segmentación o elaboración de perfiles.
Legitimación:Tu consentimiento
Destinatarios:Tus datos se guardarán en Mailchimp, mi proveedor de email marketing.
Derechos:acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.
Para más información visita mi sección Política de privacidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

comotenerbuenasuerte.info te informa de que los datos de carácter personal que me des rellenando este formulario serán tratados únicamente por mí. Responsable de esta web.

Finalidad: poder publicar tus comentarios y responderlos.

Legitimación:  Tu consentimiento.

Destinatarios: Hosting Raiola Networks. Este hosting es español y seguro.

Derechos: a acceder a tus datos, rectificarlos, limitar y suprimirlos en info@comotenerbuenasuerte.info así como a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Para poder publicar tus comentarios necesitarás al menos dar un nombre y una dirección de email. Si no, no podré publicarlos.

Puedes saber más sobre protección de datos leyendo las secciones aviso legal, política de cookies y política de privacidad de mi blog.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll hacia arriba