Por qué tenemos miedo al rechazo.

Mucho se ha hablado sobre cómo vencer el miedo al rechazo o a ser rechazados, pero poco se ha dicho de sus verdaderas causas. Si sigues leyendo podrás conocer el verdadero por qué del miedo al rechazo.

Por qué tenemos miedo al rechazo o a ser rechazados.
Por qué tenemos miedo al rechazo o a ser rechazados.

Muchas personas no hacen o dejan de hacer lo que desean por miedo al que dirán, a que su madre o padre les deje de hablar, a que su pareja les deje, etc. Y ellos quisieran no tener miedo al rechazo, pero este miedo es tan grande que se ven incapaces de lograr vencerlo. La respuesta a este miedo es clara. Verás…

En la naturaleza, lo natural es ir en grupos, (tribus). Los animales van en manada para estar protegidos de depredadores, y los humanos, en la época de las cavernas, también, al igual que las tribus que aún quedan, siempre suelen ir por lo menos dos miembros de la tribu. Con los años, la tribu pasó a ser una familia, tu jefe y compañeros de trabajo, tus amigos de la escuela.

Ir en tribu es importante, porque, por un lado, tienes protección, y por otro te sientes parte de algo. Los humanos necesitamos sentirnos parte de algo y protegidos, por eso necesitamos estar en grupo.  Todo grupo o tribu tiene unas normas que se han de cumplir a rajatabla, y si alguien las incumple, es desterrado y por lo tanto ya no tiene tribu, por lo tanto ya no se siente parte de un grupo ni protegido frente a depredadores, enfermedades, etc.

Entonces hacemos lo que a nuestra tribu le parece bien para que no nos echen. Es por eso que los adolescentes a veces hacen cosas que no quieren (fumar, beber, vestir ropa de moda o escuchar música que odian pero está de moda) para encajar y que no les tachen de raritos.

Esto podía ser útil en los tiempos de las cavernas, donde tú vivías con tu tribu en un pueblo alejado de la mano de dios y si te desterraban, no tenías a quien acudir. Pero hoy en día tenemos todos los medios para encontrar una nueva tribu, o para vivir solos, pues con el dinero podemos recurrir a un peluquero, podemos conseguir comida o conseguir ropa y protección (vivienda). No obstante, ese miedo ancestral sigue ahí.

Sabiendo esto ya tenemos una pauta importante para empezar a vencer el miedo al rechazo, pues si sabemos que podemos encontrar una nueva tribu o vivir solos sin necesitar de un grupo que nos proteja, ya no necesitamos agradar a nadie y podemos ser libres.

El principal miedo al rechazo viene de cuando éramos pequeños y teníamos que hacer cosas para agradar a nuestros padres. De mayores seguimos con esa pauta y estudiamos la carrera que a papá le hacía sentirse orgulloso, nos casamos con el novio que a mamá le gustaba y un buen día descubrimos que no éramos felices haciendo lo que otros querían. Este miedo a tener el rechazo de los padres es el más fuerte, por eso hay gente que aun con cuarenta años sigue pidiendo permiso a sus padres para hacer cosas.

Por qué tenemos miedo al rechazo.

Subscribete para no perderte nada

* campo requerido

Información básica sobre protección de datos Responsable:Verónica Fragoso Flores
Finalidad:Enviarte post de mi blog o información publicitaria relacionada con el blog. Segmentación o elaboración de perfiles.
Legitimación:Tu consentimiento
Destinatarios:Tus datos se guardarán en Mailchimp, mi proveedor de email marketing.
Derechos:acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.
Para más información visita mi sección Política de privacidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

comotenerbuenasuerte.info te informa de que los datos de carácter personal que me des rellenando este formulario serán tratados únicamente por mí. Responsable de esta web.

Finalidad: poder publicar tus comentarios y responderlos.

Legitimación:  Tu consentimiento.

Destinatarios: Hosting Raiola Networks. Este hosting es español y seguro.

Derechos: a acceder a tus datos, rectificarlos, limitar y suprimirlos en info@comotenerbuenasuerte.info así como a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Para poder publicar tus comentarios necesitarás al menos dar un nombre y una dirección de email. Si no, no podré publicarlos.

Puedes saber más sobre protección de datos leyendo las secciones aviso legal, política de cookies y política de privacidad de mi blog.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll hacia arriba