Como Tener Buena Suerte

Como Tener Buena Suerte con hechizos, rituales, amuletos


Busca en la web Como Tener Buena Suerte


beruby - te devolvemos dinero por tus compras y reservas online

Por qué no dejamos lo que nos hace daño

Junio 7, 2016 En Desarrollo Personal

Muchas personas viven una situación que les hace sufrir, sin embargo, por alguna razón no se atreven a dejarlo. Y es que tenemos miedo al cambio y preferimos quedarnos en la zona de confort, alegando frases como “por lo menos estoy mejor que fulanito” o “por lo menos no estoy solo”. Al final lo que ocurre cuando no hacemos caso a nuestro corazón, acabamos somatizando eso en una enfermedad, que nos avisa de que debemos dejarlo sí o sí.

Los principales miedos a dejar algo son:

Miedo económico: Si dejo el trabajo que odio y me arriesgo a emprender una actividad que me llene, puedo tener miedo a quedarme en la calle, a que mis hijos no tengan que comer, a que me quiten la casa. Si dependo económicamente de mi pareja, puedo tener miedo a dejarla por miedo a acabar en la calle, por lo tanto prefiero aguantar a una pareja que no me quiere, me es infiel, me maltrata o pasa de mi, y morir de una enfermedad, a morir de hambre en la calle. Este miedo es de los más comprensibles, pues para un ser vivo lo más importante para sobrevivir es tener un techo y comida. La mayoría de las personas que desean dejar algo, es por esta situación. Para resolver esto, lo ideal sería trabajar la relación con el dinero, programas que me impidan atraer dinero, creencias en contra del dinero, aprender a valorarse, pedir ayudas al estado si fuera posible.

Miedo a estar solo: sé de muchas personas que a pesar de tener casa, un sueldo fijo e independencia económica no pueden dejar a sus parejas. Creen que con lo que cuesta encontrar una pareja, es poco probable que encuentren una nueva pronto, que encaje con lo que ellos buscan. Y por eso aguantan parejas que no aman o no le aman, infieles, maltratadores, etc. Para resolver esta situación lo ideal sería buscarse alguna actividad en la que sintieran que el tiempo se les olvida. Y es el ejemplo de los hobbies: un deporte, tocar un instrumento, cantar, pintar, bailar… También sería interesante y divertido a la par que liberador dedicarse a permitirse hacer esas cosas que no hacía por estar con su pareja: como ver esa película que querías pero tu pareja pensaba que era muy cursi, ir a conciertos, visitar ese sitio que tanto deseabas ver, etc. En resumen, hacer cosas que te llenen, dedicarte a darte caprichos y permitirte hacer esas cosas que no haces cuando vas con los demás. A menudo me percato de que la gente con miedo a la soledad son personas vacías que no saben vivir consigo mismas, no tienen hobbies ni intereses al margen del trabajo y salir de marcha con los amigos.

Miedo al que dirán: aun en los tiempos de hoy, todavía hay gente que piensa en lo que dirá la gente. Da valor a viejos paradigmas, como que para ser una persona realizada y exitosa tienes que casarte y tener hijos antes de los 35, y si no, es que se te ha pasado el arroz. Menuda estupidez. Luego están quienes piensan que el matrimonio es para toda la vida, creencia tal vez de sus padres, gente de familias muy tradicionales y religiosas, que no se permiten vivir la vida que quieren, sujetos a las miradas de los demás. Para esto recomiendo aprender a no vivir bajo lo que piense la familia, que la vida se vive una vez y estamos aquí para divertirnos y ser felices.

Miedo al rechazo: es parecido al miedo al que dirán. Son los típicos casos en los que el hijo/a estudia la carrera que al padre le hace ilusión, pero en realidad odia eso y le encantaría ser un artista, por ejemplo. Si hace caso a su corazón y no a su familia, es como si estuviera siendo mal hijo. También hay hijos que son devaluados, maltratados y manipulados por sus padres, y los odian, pero tienen miedo a sentirse malos hijos, y por ende, aguantan a sus padres e incluso los cuidan. También es el caso de los adolescentes, que muchas veces beben y se drogan porque los de su grupo lo hacen y por miedo a quedar como el rarito o el antiguo lo hacen.

El miedo más difícil de solventar es el económico, pero aun así, con un poco de trabajo y confiando en la vida podemos conseguir dejar aquello que ya no nos llena.



Haz un donativo

Hacer una página web tiene un gran trabajo en tiempo (diseño, conocimientos de programación, buscar la mejor información...) y dinero (hay que pagar cada mes un sitio de calidad donde tener alojada la página más una cuota anual para el nombre de la página). Por eso te ofrezco la posibilidad te hacer un donativo. Puedes ingresar la cantidad que desees (desde 1 céntimo hasta el infinito) todas las veces que quieras. Al hacer click en el botón "Donar" te llevará a la página de donativos. Se puede pagar tanto con Paypal como con tarjeta o transferencia bancaria.



Comentarios

Debido a la gran cantidad de comentarios, sólo se contestarán los que tengan que ver con productos recomendados en la web. No tenemos tanto tiempo como para estar todo el día leyendo comentarios. Creo que la información de los posts está bastante bien explicada. Espero que lo entiendan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información